Vehículos


Homologaciones

¿qué reformas necesitan estar homologadas?

Llamativos alerones, prominentes paragolpes, llantas exclusivas, colores que no dejan indiferente, modificaciones en las suspensiones, en la centralita del motor, sustitución de asientos, del volante… Es lo que se conoce como tuning o tuneo, coches personalizados incluso hasta el extremo de ser únicos e irreconocibles.

Dependiendo del alcance de las modificaciones, el tuning lleva detrás muchas horas de trabajo y mucho dinero, por lo que antes de iniciar cualquier personalización debemos informarnos bien sobre qué podemos o no hacer. Y lo decimos porque en España las reformas de importancia del vehículo se regulan a través del Real Decreto DC866/2010, del 2 de julio, cuyo objetivo es unificar los criterios de la legislación española con la europea. Este Real Decreto viene acompañado por un Manual de Reformas de Vehículos elaborado por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio en colaboración con los órganos competentes en materia de ITV de las Comunidades Autónomas y cuya última revisión entró en vigor el 1 de enero de 2017. En él se definen las reformas tipificadas, su codificación y la documentación precisa para su tramitación. ¿Y esto por qué? Porque hay ciertos cambios en los vehículos que requieren su homologación por un órgano competente y la correspondiente certificación al pasar la Inspección Técnica de Vehículos.